martes, 25 de agosto de 2009

la calle tan limpia como la alfombra de casa

En 1896, un granadino, Ángel Ganivet fue cónsul en Helsinki. En Cartas finlandesas nos relata los usos y costumbres de la sociedad de aquella época. Bajo su particular visión podemos ver a la sociedad del Gran Ducado de Finlandia, totalmente diferente a la española…Hoy en día también podemos ver diferencias en costumbres como la de descalzarse a la entrada de las casas. Pero también he visto gente que suele ir por la calle sin zapatos. Bien es verdad que no es generalizado, pero es chocante encontrarte con una persona en un centro comercial, en el banco, paseando por la calle descalzo. Y no hablo de mendigos, sino de personas como la que me encontré dentro del metro, con su bandolera, donde quizás llevaría su portátil, leyendo el periódico que se reparte en las bocas del metro, y probablemente dirigiéndose a la oficina. Claro que las calles en Helsinki están limpias. No me lo puedo imaginar en Madrid, saliendo del metro donde a veces puedes ver la jeringuilla de algún toxicómano…Sería un buen anuncio publicitario: Dejemos la calle tan limpia como la alfombra de casa. Y eso si es una costumbre ejemplar, es raro ver tirar basura, o mucho menos escupir en las calles. Así están de limpias. Limpieza y orden que se basan sobre todo en el respeto. Por ejemplo en el supermercado la gente guarda cola tranquilamente. Nadie intenta colarse. Lo mismo pasa al entrar en lo autobuses. No existe la típica señora que te da un codazo o un empujoncito para sentarse. Esto está mal visto. Comentaba una chica que vive en Alemania, arquitecta, esto lo subrayo por lo de su nivel cultural, que ella era la típica que da un empujoncito para sentarse cuando hay un asiento libre. Un día le preguntaron porqué hacía esto que si lo que quería era el asiento que porqué no lo pidió.
Ahora hay un hábito, que se está perdiendo y que un nigeriano con el que suelo hablar en castellano, y él a mi en italiano, me mostró y es que al conductor del autobús que nos lleva por Vuosaari, es un servicio local, darle las gracias al bajarme del vehículo.
Las buenas costumbres se deben enseñar desde la infancia, como la deenseñar a los niños agradecer la comida en la mesa. Todos los finlandeses lo hacen al terminar de comer a la persona que ha preparado la comida .

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola soy Juan un seguidor incondicional de este blog me gustaría estar pronto por allí, pero creo que aun me quedan bastantes gestiones, fundamentalmente la principal que es encontrar una empresa que me contrate como becario para hacer práctticas allí.

Un saludo y que no decaiga el blog

Franci2005 dijo...

hola Juan, gracias por seguirme.
¿Cómo becario de qué...?
Un saludo

vistahermosa-er dijo...

Hola Franci, seguidor incondicional tuyo, porque mas o menos, sabía que venía,(MI MUJER VINO DELANTE) resulta que somos vecinos. Vivo en Laajasalo, mi móvil es 0466284128. Me interesaría contactar para pedirte consejo, actualmente en crisis existencial (llevo un mes), mándame un mensaje o lo que mejor te parezca. Muchas gracias