domingo, 13 de febrero de 2011

Correr bajo cero II

En diciembre hubo un día que llegó la temperatura a –18º y no me atreví a correr. Hoy en algún reloj vi –20º y ahora hay, gracias a que el sol “calienta “ algo entre –17º y –18º. Es una sensación extraña. El aire entra y vuelve a salir rápido porque está helado y en el interior se debe calentar, pero al estar corriendo necesitas más aire y más deprisa. Al principio crees que no tienes aire suficiente, pero poco a poco se va venciendo esa situación y logras equilibrar la respiración con la marcha y con la sensación térmica.

Ariel Rot y su  salta conmigo en mi I pod me ayudó a empezar la mi itinerario.

Sólo me encontré a dos corredores, uno de ellos era una chica sin gorra y con la cara roja por el frio.

También me encontré a un par de esquiadores y a unos abuelos súper abrigados y con cara de pocos amigos.

El sol brillaba y se reflejaba sobre la nieve. Un amigo de Nigeria compara la nieve cuando brilla el sol con diamantes.

Sobre el mar de Vartiokylän lahti vi algún que otro esquiador y a una persona que sacaba a sus perros a caminar. El perro no estaba abrigado y no parecía tener frio.

La parte derecha, si miramos al este, de mi camino se encuentra a barlovento (a sotavento en Chile o Argentina). Debido a la cantidad de luz solar tuve que usar gafas de sol. Además el reflejo en la nieve o el hielo es brutal. Al estar a sotavento, cuando iniciaba el camino de vuelta (esta vez dando la espalda al este), las gafas se empañaban por mi respiración , que  no se llevaba el viento.

Ya se va notando que los días van creciendo con respecto a las noches, aunque todavía estemos en invierno.

2 comentarios:

Capitán Dido, de nombre Hund dijo...

Yo también salgo a correr, dos o tres días a la semana. Pero creo que no es lo mismo. Eres mi héroe ;)

Franci2005 dijo...

Si no salgo a correr, el alien que tengo en el estómago no para de crecer, el muy cabrón. No puedo con él. :)